lunes, 17 de agosto de 2020

Tarta de queso marmolada con chocolate blanco y negro

 

Esta tarta de queso marmolada con chocolate blanco y negro está para chuparse los dedos. La receta original es de Nestlé cocina, pero yo la he hecho con Thermomix con alguna pequeña modificación en los ingredientes, pero explico la versión con y sin Thermomix. 

Es una tarta fácil de hacer, pero difícil que te quede un marmolado como Dios manda. De hecho, para que la tarta quedase bien la tuve que hacer tres veces.

La primera vez (de eso hace un año ya...) puse primero todo la masa de chocolate blanco. Después añadí la masa de chocolate negro y luego removí con un cuchillo. Aquello se parecía a cualquier cosa menos a un marmolado. Los bordes blancos y el centro negro. Fin. Aunque la tarta estaba deliciosa, aquello no era un marmolado.

La segunda vez decidí echar la masa con el chocolate blanco y la del chocolate negro a la misma vez en un recipiente y luego verterlo del recipiente al molde de la tarta. La tarta quedó toda marrón. Sin marmolado. Segundo intento fallido.

La semana pasada decidí hacerla por tercera vez. La tarta estaba demasiado buena como para no publicarla, y tenía que conseguir hacer el marmolado fuese como fuese. Decidí ir alternando un poco de masa de chocolate blanco, luego un poco de masa de chocolate negro, de forma irregular. O sea, vertiendo a veces por sitios diferentes, a veces uno encima de otro, y así hasta acabar los dos chocolates. Vigilando que también en los bordes hubiera alguna parte blanca, alguna negra y alguna mezclada.  Una vez vertidos los dos chocolates, removí un poco con un palillo de brocheta.

¡Y por fin salió!

Y aquí os dejo la receta de esta tarta que está buenísima y que en nuestra casa, siempre que la he hecho, no ha durado ni 24 horas, estuviese marmolada o no... jajaja.

Ingredientes:

  • 125 g. de galletas Napolitanas
  • 50 g. de mantequilla
  • 150 g. de chocolate blanco
  • 150 g. de chocolate negro
  • 125 g. de azúcar
  • 500 ml. de nata para montar
  • 250 g. de queso Philadelphia (vale cualquier queso cremoso para untar)
  • 1 yogur natural (yo se lo puse azucarado)
  • 16 g. de gelatina en láminas (si es de marca Vahiné son unas 7 láminas, pero ojo a la explicación de más abajo)

Preparación:

Primero de todo, vamos a preparar un molde de 20 cms de diámetro. Yo usé un aro y lo puse sobre una base plana de cerámica, pero os puede servir cualquier molde de ese diámetro que se pueda desmontar. Ponemos en la base papel para hornear. Yo usé la parte interna del molde como plantilla y dibujé un círculo en el papel de hornear y luego lo recorté con cuidado para no dejar restos de lápiz en el papel.

Os recomiendo también poner en las paredes del molde una cinta de acetato. De esta forma es muchísimo más fácil desmoldar la tarta, pero si no lo tenéis, no pasa nada. Le pasáis un cuchillo por los bordes a la hora de desmoldar y listo.

El molde quedaría de la siguiente forma:

Como podéis observar, en la base hay papel de hornear y en los bordes tengo puesta la cinta de acetato.

Con Thermomix: A continuación ponemos los 125 gramos de galletas en el vaso de la Thermomix. 

Sin Thermomix: Si no tenéis Thermomix, ponedlas en el vaso de una picadora.

Añadimos los 50 gramos de mantequilla al vaso de la Thermomix o de la picadora.

Con Thermomix: Trituramos las galletas con la mantequilla durante 10 segundos a velocidad 10.

Sin Thermomix: Triturar con la picadora durante unos 10 segundos.

Con y sin Thermomix: Bajad la mezcla que se haya quedado en las paredes con una espátula al fondo del vaso.

Con Thermomix: Volvemos a triturar la mezcla durante 5 segundos, velocidad 10. Limpiamos el vaso de la Thermomix.

Sin Thermomix: Volvemos a picar la mezcla unos 5 segundos. Limpiamos el vaso de la picadora.

A continuación, vertemos la masa de galletas y mantequilla en el molde y presionamos con una cuchara hasta que la base esté sólida.

Ponemos el molde en la nevera para que la base quede bien solidificada.

Partimos con la mano los 150 gramos de chocolate negro en trozos más pequeños. Hacemos lo mismo con los 150 gramos de chocolate blanco. Los mantenemos separados.

A continuación ponemos el chocolate blanco troceado en el vaso de la Thermomix o de la picadora. El vaso debe de estar completamente limpio y sin restos de la masa anterior.

Con Thermomix: Triturar el chocolate blanco durante 10 segundos a velocidad 8.

Sin Thermomix: Triturar con la picadora el chocolate blanco hasta que quede más o menos así:

Vertemos el contenido del vaso en un recipiente y reservamos.

A continuación ponemos el chocolate negro en el vaso de la Thermomix o de la picadora. En este caso no hace falta limpiar el vaso.

Con Thermomix: Triturar el chocolate negro durante 10 segundos a velocidad 8.

Sin Thermomix: Triturar con la picadora el chocolate negro hasta que quede más o menos así:

Vertemos el contenido del vaso en un recipiente y reservamos.

Con Thermomix: Limpiamos la Thermomix para que no queden restos de chocolate negro. Ponemos en el vaso bien limpio los 250 gramos de queso Philadelphia (o el queso blanco cremoso para untar que hayáis escogido).

Sin Thermomix: Ponemos en un cazo los 250 gramos de queso Philadelphia (o el queso blanco cremoso para untar que hayáis escogido).

Añadimos el yogur natural al recipiente.

Ponemos también los 125 gramos de azúcar.

Añadimos los 500 ml. de nata para montar.

Con Thermomix: Mezclar durante 10 segundos, velocidad 6.

Sin Thermomix: Ir al siguiente paso.

A continuación, vamos con la gelatina. Os explico un poco el tema de la gelatina en láminas. Cada marca de gelatina es un mundo y dependiendo de la marca, las láminas son más o menos grandes. Esto quiere decir que la cantidad de gelatina podrá ser mayor en una marca si las láminas son más grandes (pesan más) y menor en otra, si las láminas son pequeñas (pesan menos). Por ejemplo, las láminas de la marca Vahiné son más grandes y pesan más que las de la marca Hacendado. Por lo tanto, si os digo "7 láminas de gelatina" la receta será un éxito si da la casualidad que el tamaño de las láminas es el mismo que el que tengo yo, pero será un fracaso si el tamaño de las láminas es menos que el que tengo yo, y la tarta se desmoronará. Por eso os he dado el peso. En esta receta necesitáis 16 gramos de gelatina en láminas.

Pesamos las láminas de gelatina. Tienen que pesar 16 gramos. Una vez pesadas, las ponemos en un plato lleno de agua de una en una.

A continuación, seguimos con el contenido del vaso o del cazo:

Con Thermomix: Programar 10 minutos, 100º, velocidad 3.

Sin Thermomix: Calentar el cazo a fuego lento removiendo continuamente hasta que comience a hervir. En cuanto comience a hervir, parar el fuego inmediatamente.

A continuación, escurrimos las láminas de gelatina y las introducimos en el vaso de la Thermomix o en el cazo. 

Con Thermomix: Programar 20 segundos, velocidad 3.

Sin Thermomix: Remover hasta que la gelatina se haya disuelto completamente.

Una vez disuelta la gelatina, dividimos la mezcla en dos partes iguales. Una será para el chocolate blanco y la otra para el chocolate negro.

Vertemos el chocolate blanco picado en uno de los recipientes y el chocolate negro en el otro recipiente.

Removemos con dos cucharas diferentes, una para cada recipiente, hasta que se fundan completamente los dos chocolates.

Sacamos el molde de la nevera.

A continuación llega la parte más difícil: Hacer el marmolado. Como os he dicho al principio de todo, a mi me salió a la tercera. La técnica que me resultó fue la siguiente:

Ir alternando un poco de masa de chocolate blanco, luego un poco de masa de chocolate negro, de forma irregular. O sea, vertiendo a veces por sitios diferentes, a veces uno encima de otro, y así hasta acabar los dos chocolates. Vigilando que también en los bordes haya alguna parte blanca, alguna negra y alguna mezclada.  Una vez vertidos los dos chocolates, remover un poco con un palillo de brocheta o con un cuchillo.

Al final, la tercera vez me quedó así:

Ponemos la tarta en la nevera y dejamos que se solidifique. En la receta original pone que tiene que estar en la nevera un mínimo de 4 horas, pero yo la hice de un día para otro. 

Una vez solidificada, si tenéis la lámina de acetato, quitamos las paredes del molde. Si no la tenéis, pasad con mucho cuidado un cuchillo por los bordes de la tarta y desmoldad.

Aquí tenemos la tarta sólo con la lámina de acetato. Hemos quitado las paredes del molde.

A continuación, si tenéis la lámina de acetato, quitadla con mucho cuidado.

¡Y ya tenemos nuestra tarta de queso marmolada con chocolate blanco y negro! ¡Está buenísima! sólo queda adornarla como queráis. Yo le puse un par de barquillos. No quise adornarla mucho para que se viese bien la parte de arriba.

Y aquí tenéis el corte.

¡Espero que os haya gustado la receta! Si es así, no os perdáis mis actualizaciones. Podéis seguirme haciendo click en "Me gusta" de Facebook, en Twitter, o en Instagram.


2 comentarios:

  1. Se ve deliciosa, cuánto me gusta el chocolate! Se hace agua la boca. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Ana! Estaba buenísima. Si la haces, ya me explicarás qué tal te ha quedado. 😊😊😊

      Eliminar