lunes, 5 de noviembre de 2018

Tarta de fresas y mango


Esta tarta de fresas y mango está inspirada en la receta de la tarta mousse de arándanos del blog "En mi salsa cocina". En cuanto vi la tarta mousse de arándanos, me planteé hacerla tal cual, pero a en mi casa los arándanos sólo me gustan a mi...

Por lo tanto, decidí hacer la tarta cambiando los arándanos por fresas. La primera tarta que hice no me acabó de convencer. Sobre todo la parte de arriba. Al final hice una segunda versión que nos gustó más.

¿Y por qué no la he publicado hasta ahora? Pues porque casi no tengo tiempo de respirar. Más vale tarde que nunca.. jajaja.
Eso sí, tengo que deciros que la segunda versión de la tarta duró menos que un caramelo en la puerta de un colegio.
Os pongo la receta de la versión que más nos gustó tanto para Thermomix como para realizarla de forma tradicional.

Ingredientes:
Para la base:
  • 200 g. de galletas Napolitanas
  • 50 g. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 15 g. de cacao puro en polvo
Para el relleno:
  • 300 g. de fresas lavadas y sin rabito.
  • 300 g. de leche condensada
  • 50 g. de azúcar
  • 270 g. de queso crema (Philadelphia o similar)
  • 500 g. de nata líquida para montar (separaremos 70 gramos para hervir)
  • 16 láminas de gelatina (unos 29 gramos)
Para la cobertura:
  • 550 g. de mango partido en trozos y sin hueso
  • 100 g. de agua
  • 50 g. de azúcar
  • 2 g. de vinagre de manzana (opcional)
  • 7 hojas de gelatina (unos 12 gramos)
Para adornar:
  • 200 ml. de nata
  • 50 g. de azúcar
  • Fresas
Preparación:
Primero comenzaremos con la base. Podemos usar la Thermomix o una picadora. Ponemos los 200 gramos de galletas Napolitanas en el vaso de la Thermomix o en la picadora.


Añadimos los 15 gramos de cacao puro en polvo.


Con Thermomix: Trituramos durante 10 segundos a velocidad 10.
Sin Thermomix: Picamos las galletas y el cacao hasta que tengamos una consistencia como esta:


Pasamos una espátula y removemos para que se mezcle todo correctamente. Añadimos los 50 gramos de mantequilla a temperatura ambiente.


Con Thermomix: Volvemos a triturar durante 10 segundos a velocidad 10.
Sin Thermomix: Trituramos con la picadora hasta que la mantequilla quede completamente integrada en la mezcla.


Preparamos un molde desmontable de unos 26 centímetros de diámetro. Os aconsejo que en la base pongáis papel vegetal y en los bordes, una lámina de acetato de la siguiente forma:


De esta manera será más fácil de desmoldar, pero si no tenéis lámina de acetato, no pasa nada.
Ponemos la mezcla de la base en el molde y lo aplanamos con una cuchara. Tiene que quedar más o menos así:


Dejamos el molde en la nevera para que la base se solidifique.

A continuación seguimos con el relleno. Lavamos las fresas y a continuación les quitamos el rabito. Tenemos que pesar 300 gramos de fresas sin rabito.
Con Thermomix: Ponemos las fresas en el vaso de la Thermomix.
Sin Thermomix: Ponemos las fresas en un recipiente.


Añadimos los 50 gramos de azúcar.


Ponemos también los 300 gramos de leche condensada.


Con Thermomix: Trituramos los ingredientes del vaso 40 segundos a velocidad 10.
Sin Thermomix: Usamos una batidora para triturar todos los ingredientes.


A continuación, añadimos los 270 gramos de queso crema.


Con Thermomix: Trituramos otros 40 segundos a velocidad 10.
Sin Thermomix: Usamos la batidora y batimos hasta que el queso crema se haya integrado completamente en la mezcla.


IMPORTANTE: Reservamos 70 gramos de nata líquida para más adelante.
Con Thermomix: Yo dejé la mezcla en la Thermomix y usé la KitchenAid para montar la nata, pero si queréis montar la nata con la Thermomix, podéis hacer lo siguiente: Retiramos la mezcla y la ponemos en un recipiente. Lavamos el vaso de la Thermomix, ponemos la mariposa y 430 gramos de nata líquida.
Sin Thermomix: Yo usé la KitchenAid, pero si no la tenéis, podéis usar cualquier máquina con varillas. Ponemos en un recipiente los 430 gramos de nata líquida.


Con Thermomix: Ponemos velocidad 3 y medio y vamos vigilando hasta que la nata esté montada.
Sin Thermomix: Usamos el accesorio de varillas para montar la nata.

Tened cuidado de no pasaros porque si no, se os convertirá en mantequilla.


A continuación, seguimos con la gelatina. Ponemos en un recipiente con agua los 29 gramos de gelatina. Son unas 16 láminas, pero tened cuidado con las láminas ya que, dependiendo de la marca, las láminas son más grandes o mas pequeñas. Mejor que peséis 29 gramos de láminas de gelatina. Poned a hidratar las láminas de gelatina de una en una.


Ponemos en un cazo pequeño los 70 gramos de nata líquida que habíamos reservado antes.


Ponemos a calentar el cazo, removiendo continuamente, hasta que la nata líquida comience a hervir. Una vez comience a hervir, paramos el fuego, escurrimos las láminas de gelatina ya hidratadas y las añadimos al cazo.


Removemos con una cuchara hasta que las láminas de gelatina se hayan disuelto completamente.


A continuación, añadimos nata líquida que contiene la gelatina a la mezcla donde están las fresas.


Con Thermomix: Si habéis hecho igual que yo y habéis dejado la mezcla con las fresas en la Thermomix y habéis montado la nata con varillas (KitchenAid o robot con accesorio de varillas), mezclamos 20 segundos, velocidad 10.
Sin Thermomix: Usamos la batidora para mezclar la nata con la gelatina hasta que esté completamente integrada.


A continuación, ponemos con mucho cuidado sobre la nata montada, la mezcla con las fresas.


Removemos con una espátula, con mucho cuidado, y usando movimientos envolventes.


Removemos hasta que todo se haya integrado completamente.


A continuación, vertemos la mezcla en el molde. Alisamos un poco con la espátula para que la parte superior quede bien. Tenéis que calcular que todavía os falta poner la cobertura de mango y hay mucho relleno. Si veis que es demasiado relleno, podéis poner lo que sobre en vasitos. A mi me sobró y lo puse en dos vasitos.


Ponemos el molde en la nevera y esperamos hasta que el relleno se haya solidificado. Una vez se haya solidificado continuamos con la cobertura.

Con Thermomix: Introducimos los 550 gramos de mango partido en trozos en el vaso de la Thermomix.
Sin Thermomix: Ponemos los 550 gramos de mango partido en trozos en un recipiente.


Añadimos los 50 gramos de azúcar.


Opcionalmente, le añadimos los 2 gramos de vinagre de manzana. Os recomiendo añadirlo. No notaréis el sabor, pero el vinagre realza el sabor del mango.


Con Thermomix: Trituramos durante 40 segundos a velocidad 10.
Sin Thermomix: Trituramos con la batidora hasta que no queden trozos.


A continuación ponemos a remojar los 12 gramos de gelatina en hojas. Son unas 7 hojas de gelatina, pero como os he dicho antes, mejor que peséis las hojas, ya que dependiendo de la marca, unas son más grandes que otras. Las vamos poniendo de una en una para que se hidraten.


Ponemos en un cazo pequeño los 100 gramos de agua.


Llevamos el agua a ebullición. Cuando comience a hervir, paramos el fuego, escurrimos las hojas de gelatina que habíamos puesto a hidratar y las ponemos en el cazo.


Removemos con una cuchara hasta que la gelatina se haya disuelto completamente y vertemos sobre la mezcla de mango.


Con Thermomix: Trituramos durante 30 segundos, velocidad 10.
Sin Thermomix: Mezclamos con la batidora hasta que el agua con la gelatina se haya integrado completamente.


Una vez esté todo mezclado, sacamos el molde de la nevera y vertemos con cuidado sobre el relleno. Al igual que antes, si os sobra cobertura, podéis ponerla en los vasitos.


Volvemos a meter en la nevera hasta que la cobertura haya solidificado.
Una vez haya solidificado la cobertura, desmoldamos con cuidado y quitamos la lámina de acetato. Si no habéis puesto lámina de acetato y veis que está pegado, pasad un cuchillo con cuidado por los bordes.



A continuación, podemos adornarlo con nata y fresas. Yo usé la KitchenAid, pero se puede hacer con Thermomix o con una máquina con accesorio de varillas.

Con Thermomix: Lavamos la Thermomix y ponemos la mariposa. Añadimos los 200 ml. de nata líquida para montar.
Sin Thermomix: Ponemos en un recipiente los 200 ml. de nata líquida para montar.


Con Thermomix: Montamos la nata a velocidad 3 y medio, sin velocidad. Cuando esté a medio montar, añadimos los 50 gramos de azúcar sin parar de batir.
Sin Thermomix: Usamos una máquina con accesorio de varillas y montamos la nata. Cuando esté a medio montar, añadimos los 50 gramos de azúcar sin parar de batir.

En ambos casos, tened cuidado de no pasaros montando la nata o se os convertirá en mantequilla.


Aquí tenemos la nata montada completamente.


Ponemos la nata montada en una manga pastelera con una boquilla de estrella o similar.


Ponemos los "floripondios" de nata sobre la tarta. A ser posible, que queden mejor que los míos... jajaja. Lo mío no es adornar tartas.


Lavamos las fresas que hemos reservado para adornar y les cortamos el rabito. Las ponemos sobre los "floripondios" de nata.


¡Y ya tenemos lista la tarta!
¡Espero que os haya gustado la receta! Si es así, no os perdáis mis actualizaciones. Podéis seguirme haciendo click en "Me gusta" de Facebook, añadiéndome en vuestros círculos en Google +, en Twitter, o en Instagram.


2 comentarios:

  1. Hola guapa tu

    Te una pinta bestial i mes, et copio la formula, ja t explicaré el resultat quan mi posi ...petonets Susanna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Susanna!
      Moltes gràcies!!! Espero que us agradi tant com ens va agradar a nosaltres!!! Ja em diras què tal!
      Petons!!!

      Eliminar