lunes, 13 de marzo de 2017

Bizcocho de turrón de Jijona y chocolate blanco


Hacía año y medio que tenía en casa una tableta de turrón de Jijona que me regaló mi madre. A mi no me gusta el turrón de Jijona, y siempre intento hacer alguna cosa que no sea comérmelo a palo seco, pero el tiempo iba pasando y el turrón seguía en el armario. 

Ya casi era como un miembro de la familia por el tiempo que llevaba en la cocina, pero sintiéndolo mucho, llegaba ya a su fecha de caducidad, y como a mi no me gusta tirar las cosas, antes de que al turrón le salieran patas y decidiese salir de casa por su propio pie, pensé en hacer un bizcocho. 

Estuve mirando por Internet a ver si veía alguno que me convenciera, y al final, decidí hacer una variante del Bizcocho de turrón de webos fritos. Dudo que leas esto Su, pero si lo lees, muchas gracias por la receta. Como siempre, tus recetas no fallan.

Me apetecía hacer algo con chocolate blanco, y lo rellené con trocitos por dentro y por fuera le puse también una cobertura. Además, lo acompañé en el plato con una salsa de chocolate blanco y naranja para chuparse los dedos. El bizcocho quedó buenísimo. No hace falta decir que en poco tiempo desapareció. La combinación del turrón de Jijona con el chocolate blanco queda deliciosa, y acompañado con la salsa, queda impresionante.

Es un bizcocho bastante grande. Salen de 8 a 12 raciones. Dependiendo de lo grandes que cortéis las porciones.

Si os sobra alguna tableta de turrón de Jijona y no sabéis qué hacer con ella, os animo a probar el bizcocho. Vale la pena.
Ingredientes
Para el bizcocho de turrón de Jijona
  • 5 huevos
  • Una pizca de sal
  • 200 g de azúcar
  • 300 g de nata líquida para montar
  • 150 g de turrón de Jijona
  • 270 g de harina
  • 12 g de levadura Royal (o similar)
  • 100 g de chocolate blanco
  • Spray anti adherente o mantequilla derretida para que no se pegue el molde
Para la cobertura de chocolate blanco
  • 150 g de chocolate blanco
  • 100 g. de nata líquida para montar
Para la crema de naranja y chocolate blanco (opcional)
  • 50 g de zumo de naranja
  • 100 g de chocolate blanco
  • 50 g de nata líquida para montar
Preparación
Primero de todo precalentamos el horno a 170º con calor arriba y abajo.
A continuación, mezclamos los 270 gramos de harina y los 12 gramos de levadura y lo tamizamos. Si os pasa como a mi, que no tenéis tamizador, podéis usar un colador de malla fina sobre un recipiente.


Reservamos la harina con la levadura tamizadas.


A continuación trituramos los 150 gramos de turrón de Jijona. Ponemos el turrón en la picadora.


Lo trituramos hasta que quede más o menos así:


Reservamos el turrón. Partimos en trocitos pequeños los 100 gramos de chocolate blanco con un cuchillo y lo reservamos. Tened cuidado de no cortaros.


Separamos las claras de las yemas de los cinco huevos y ponemos las claras en un recipiente con un poquitín de sal.


Montamos las claras a punto de nieve. Yo he usado la KitchenAid, pero si no la tenéis, podéis usar una batidora con varillas o hacerlo a mano.


Una vez montadas las claras a punto de nieve, las reservamos en un recipiente.


A continuación seguimos con las yemas. Ponemos las yemas en un recipiente lo suficientemente grande como para que quepan todos los ingredientes para hacer el bizcocho.


Añadimos los 200 gramos de azúcar.


Las batimos durante unos 5 minutos con unas varillas. La mezcla ha de quedar blanqueada.


Añadimos los 300 gramos de nata líquida.


Mezclamos con las varillas hasta que se haya integrado todo.


Añadimos el turrón que hemos triturado.


Mezclamos otra vez hasta que el turrón se haya integrado.


Añadimos la harina junto con la levadura que habíamos tamizado antes.


Mezclamos con suavidad lo justo para que se integre.


Añadimos la mitad de las claras montadas.


Removemos con una espátula usando movimientos envolventes, para que no se bajen las claras. Una vez integrada, repetimos el proceso con la otra mitad de las claras montadas.


Añadimos el chocolate blanco cortado en trocitos.


Removemos con la espátula hasta que los trocitos de chocolate blanco se hayan integrado a la masa. A continuación ponemos un poco de spray anti adherente o pincelamos con mantequilla derretida el molde. Yo he usado el molde de bundt cake Heritage de Nordic Ware. Si no lo tenéis, os sirve cualquier molde de unas 10 tazas o bien, de 24 cms. de diámetro.


Vertemos la masa en el molde intentando que quede uniforme.


Introducimos el molde en el horno que habíamos precalentado a 170º con calor arriba y abajo. Este molde es bastante grande. Tenemos que ponerlo de forma que quede centrado en el horno. A ser posible, sobre una rejilla, no sobre una bandeja. De esta forma pasará mejor el calor.

Hornear durante unos 45 minutos. Los primeros 35 minutos a 170º y los últimos 10 minutos a 160º. Como cada horno es un mundo, cuando haya pasado el tiempo, comprobar con un palillo. Si sale seco, está listo. Si no, hornear un tiempo más.


Dejamos reposar en el molde durante unos 10 minutos. Una vez pasado ese tiempo, desmoldar el bizcocho y ponerlo sobre una rejilla.


Dejamos que se enfríe el bizcocho. Yo lo hice por la noche y continué a la mañana siguiente. Una vez frío, seguimos con la cobertura.

Primero de todo, partimos los 150 gramos de chocolate blanco con un cuchillo en trozos pequeños. De esta forma es más fácil que se derrita. Los ponemos en un recipiente.


A continuación, ponemos a hervir los 100 gramos de nata líquida en un cazo pequeño.


Una vez comience a hervir, vertemos la nata líquida sobre el chocolate blanco.


Removemos con una cuchara hasta que el todos los trocitos de chocolate blanco se hayan derretido.


Esperamos unos 10 minutos a que la cobertura coja un poco de cuerpo. Ponemos un plato o bandeja bajo la rejilla que tiene el bizcocho y vertemos la cobertura por encima. El plato tiene que ser más grande que el bizcocho.


De esta forma, la cobertura sobrante caerá sobre el plato y podremos volverla a recoger. Repetir la operación tantas veces como deseéis. Si la cobertura está demasiado líquida, caerá rápidamente en el plato. Se trata de esperar a que esté un pelín más consistente, pero si no tenéis paciencia, podéis ir recogiendo la cobertura del plato y volviéndola a echar.

Una vez se haya solidificado la cobertura, estará listo para comer.


Cuando puse el bizcocho en el plato, preparé una salsa de naranja y chocolate blanco para acompañar. Esto es opcional, pero os tengo que decir que la salsa está buenísima. Podéis encontrar la receta de la salsa de naranja y chocolate blanco en esta entrada de mi blog: bundt cake de naranja y chocolate blanco (otro bizcocho que está también delicioso... jajaja)

Y aquí podéis ver el corte del bizcocho y la crema de naranja y chocolate blanco. Podéis comprobar también que el emplatado no es lo mío...jajaja.

¡Espero que os haya gustado la receta! Si es así, no os perdáis mis actualizaciones. Podéis seguirme haciendo click en "Me gusta" de Facebook, añadiéndome en vuestros círculos en Google +, en Twitter, o en Instagram.


4 comentarios:

  1. Que buen bizcocho,la mejor manera de tomar el turron de jijona que nos queda por la despensa perdido......¡¡¡¡
    Besitos y feliz semana¡¡

    ResponderEliminar
  2. Hola buenos dias
    Madre ke pasada por dios !!!!! Y ke genial explicado paso a paso
    Acabo de descubrir tu blog a.traves de esta receta
    Voy a suscribirme con tu permiso
    Un saludo de Cris . Y muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Cris!
      Me alegro un montón de que te haya gustado la receta.
      ¡Muchas gracias y bienvenida al blog!

      Eliminar