lunes, 14 de septiembre de 2015

Solomillo de cerdo con salsa de manzana


¡Este solomillo de cerdo con salsa de manzana está de muerte! Hacía un tiempo que tenía dos solomillos en el congelador muertos de risa, y claro, con esto de que mi marido está a dieta, (y por solidaridad, yo también, aunque a veces me la salto), pues ya estábamos hartos de carne a la plancha...  

El otro día mi marido me pidió que hiciese algo con esos solomillos, antes de que saliesen solos del congelador y echasen a correr... jajaja. Pensé en hacerlos con una salsa ligera. Entonces me acordé de una receta que tenía por ahí archivada desde hacía mucho tiempo. Era algo de salsa de manzana. No tengo apuntado de quién era la receta. Simplemente la tenía en un papel.

La receta era fácil y rápida de hacer y encima no lleva mucha grasa. ¿Qué más se puede pedir?. Pues nada, me puse manos a la obra y salió un solomillo delicioso.

Además, si os sobra salsa, podéis repartirla en tuppers pequeñitos para un uso y congelarla para otro día. No me enrollo más y os dejo la receta.
Ingredientes:
  • 2 solomillos grandes de cerdo (Cada uno pesaba unos 600 gr.)
  • 225 gr. de cebolla
  • 225 gr. de vino blanco
  • 115 gr. de agua
  • 1 pastilla de caldo de carne
  • 3 manzanas
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite
Preparación:
Salpimentamos los solomillos.


Calentamos aceite en una sartén lo bastante grande para que quepan los dos solomillos. Una vez esté bien caliente el aceite, introducimos los dos solomillos.


Los doramos por todos los lados para que queden sellados. Una vez sellados, los reservamos en la olla rápida (olla a presión). Dejaremos el aceite en la sartén.


Pelamos y partimos la cebolla y la ponemos en la misma sartén con el aceite que hemos usado para dorar los solomillos, pero esta vez a fuego lento, para que no se nos queme.


Cuando la cebolla esté transparente, ponemos la cebolla y el aceite en la olla a presión.


Añadimos el vino blanco.



Ponemos el agua.


Añadimos la pastilla de caldo de carne troceada.


Por último, pelamos y partimos la manzana en trozos grandes y la añadimos a la olla a presión.


Cerramos la olla exprés y cuando comience a pitar, contar media hora. Una vez haya pasado la media hora, paramos el fuego y abrimos la olla exprés.


Quitamos los solomillos y los reservamos en un plato. Para cortar los solomillos es mejor que estén templados o fríos. Si los cortáis muy calientes, es muy posible que se deshagan. Yo los suelo partir con un cuchillo eléctrico cuando ya están fríos.

Mientras se van enfriando los solomillos, trituramos lo que ha quedado en la olla a presión con una batidora.


Triturar la salsa hasta que no queden trocitos sueltos.


Una vez estén templados o fríos los solomillos, los cortamos en rodajas. A partir de aquí, podéis hacerlo de dos formas diferentes:
  • Si los solomillos están fríos, podéis volverlos a introducir en la olla donde está la salsa y calentarlo todo sin cerrar la olla a presión.
  • Si están templados, podéis calentar la salsa (si no está caliente, cosa que dudo). Poned los solomillos en el plato y verted la salsa por encima.
En mi caso, los serví con champiñones salteados con perejil y con un arroz también salteado con verduritas.

¡Espero que os haya gustado la receta!. Si es así, no os perdáis mis actualizaciones. Podéis seguirme haciendo click en "Me gusta" de Facebook, añadiéndome en vuestros círculos en Google +, o en Twitter.


2 comentarios:

  1. que buena receta la hare en cuanto compre los solomillos. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti por comentar!
      Ya me dirás qué tal te ha quedado. ¡Espero que te guste!
      Besos

      Eliminar