sábado, 26 de septiembre de 2015

Novedades culinarias en el segundo día del salón Barcelona Degusta


Segundo, y al menos para mí, último día en Barcelona Degusta. Para los que estéis interesados en ir, deciros que el salón Barcelona Degusta estará abierto hasta el domingo día 27 de septiembre. Por mi parte, y a menos que quiera acabar con mi matrimonio, con dos días ha sido suficiente... jajaja.

Es una pena no poder ir los cuatro días. Estos dos días han sido inolvidables, llenos de experiencias, y espero poderlo volver a repetir en las próximas ediciones. En el siguiente enlace podéis ver las novedades que vi en el primer día del salón Barcelona degusta. Ayer fue la novedad... y acabe hecha polvo del tute que me pegué, de ir de un sitio a otro mirando cosas, haciendo fotos, hablando con todo el mundo... hoy me lo he tomado con mucha más calma.  

Comencé el día con una huelga de trenes (para variar... jajaja). Menos mal que fui previsora y salí una hora y media antes, por si las moscas. Como estaba previsto, el tren llegó tarde, pero yo llegué a mi hora al salón... jajaja.

La primera conferencia a la que quería asistir era la de aperitivos y snacks cosmopolitas. Estaba impartida por Joan Roca, del restaurante El Celler de Can Roca.
Pero la conferencia era a las 13:00, por lo tanto, tenía tiempo de pasearme por el salón y hacer algunas fotos que ayer, por falta de tiempo o por despiste no pude hacer.

Aquí tenéis algunos de los pasteles (no sé si decir obras de arte, porque eran magníficos) que había en el salón.



Paseando por allí llegué por casualidad a la sala donde iba a dar la conferencia Joan Roca. Faltaban 45 minutos para que comenzase la conferencia y ¡la sala estaba casi llena!. Suerte que la primera fila estaba reservada para la prensa y para los que como yo, teníamos acreditación como bloggers... Por lo visto, y por suerte para mi, todos los bloggers andábamos un poco despistados y todavía no se habían acercado... Al contrario que los asientos para el público en general que estaban casi todos ocupados, la primera fila estaba casi vacía. Sólo había otra chica acreditada como blogger. ¡Pues nada! A sentarse y a esperar... Los otros bloggers no tardaron mucho más en darse cuenta y pillar asiento... jajaja.

Tengo que deciros que la conferencia me decepcionó un poquito. Joan Roca estuvo brillante, eso sí, pero siendo un salón para el público en general y no sólo para profesionales, me esperaba que diese alguna receta que se pudiese hacer en casa... pero no. 


Se limitó a poner vídeos explicando cómo hacían los aperitivos del menú actual del Celler de Can Roca. No niego que fuese muy interesante. Lo fue. De hecho, me quedé absorta escuchando la introducción que hizo, explicando cómo habían llegado a hacer estos aperitivos. 

El origen de dichos aperitivos fueron los aperitivos que hacían sus padres cuando ellos eran niños en el bar que tenían. Los típicos de siempre: las olivas con anchoas, los calamares a la romana, la tortilla de patata y cebolla, los riñones al jerez... Todos esos aperitivos que habían comido siempre en el bar de sus padres los volvieron a reinventar. Haciéndolos de otra forma, pero cuando te los comías, sabían igual que los originales.

También montaron algunos de estos aperitivos en directo, pero tal y como os digo, no veo muy posible hacerlos en casa. Eso es lo que eché en falta. Alguna receta del genial Joan Roca que todo el mundo pudiese hacer.


En la foto de arriba podéis ver entre otros, la versión de los calamares a la romana (el primero por la derecha).

También hicieron otros aperitivos de frutos del mar y de pescado y los pusieron en una especie de estructura con forma de coral muy llamativo, pero no pude hacer fotos.

Esperaba a que acabase la conferencia para poder hacer fotos más de cerca de los aperitivos, pero se los llevaron antes de que acabase de hablar Joan Roca y no pude hacer ninguna foto más. En fin, fue muy interesante, pero no era lo que yo esperaba.

Una vez finalizada la conferencia, me dirigí al stand de Aneto en busca de novedades. Aneto este año va a lanzar un nuevo fumet natural hecho con caldo de marisco y pescado de roca.


Tuve la oportunidad de probarlo y es muy parecido al que hace mi suegra. Es como si lo hubieses hecho en casa. Además, está hecho con ingredientes naturales y no lleva ni huevo, ni lactosa, ni gluten, muy importante para las personas celíacas. 

Al preguntar por las novedades y decir que era bloguera me comentaron que me pasara antes de irme y me darían unas muestras.... cuando me fui me dieron...¡tres paquetes de un litro! Entre ellos, el nuevo que ha salido ahora y todavía no está en los mercados. ¡Menos mal que me avisaron que fuese a pedir las muestras a última hora! jajaja.


Seguidamente fui a parar al stand de Bodegas Vidal del Saz donde tenían unas botellas de cócteles aromatizados con base de vino macabeo, graduación de un 5,5%  y de tres variedades: Frutas dulces, cítricas y tropicales. Lo que me llamó la atención era su densidad. Tenían una botella en una especie de plataforma giratoria que hacía que la botella diese vueltas.


Es difícil de explicar, pero conforme la botella iba dando vueltas, su interior iba cambiando en un curioso efecto visual... como si fuese magma.


Seguí paseando por la feria y llegué al stand de Acor, donde me encontré con un azúcar especial para hacer mermeladas.


Sus componentes son 100% de origen vegetal y hace que la cocción de la mermelada sea mucho más rápida que con un azúcar normal.

También habían sacado una novedad de azúcar con un 0,3% de stevia. Esto permite cocinar con menos cantidad de azúcar. Media cucharada de este nuevo azúcar equivale a 1 cucharada de azúcar normal.


Llegados a este punto, pasé por el stand donde habían los gofres en forma de piruleta... y no me pude resistir... jajaja. Ayer no los quise probar porque comí tanto que casi salgo rodando, ¡pero de hoy no pasaba! Podía escoger entre chocolate negro, blanco, o chocolate con leche. Lo pedí de chocolate blanco, que es mi debilidad... jajaja.


Deciros que estaba buenísimo, pero al contrario de lo que podéis pensar, es un poco difícil de comer, ya que el palo llega hasta la otra punta del gofre y se tiene que comer de lado. Es como si fuese un pinchito. Os pongo la foto para que lo veáis.


Como llevo el pelo un poco largo, me lo tenía que retirar porque continuamente se me llenaba de chocolate... y de la cara, mejor no hablamos... jajaja. Creo que hubiese sido un poco más fácil de comer si el palo no hubiese atravesado el gofre de punta a punta. De todas formas, ¡estaba buenísimo!

También me encontré estos pasteles pintados con aerógrafos.



Estaba a punto de irme cuando pasé por el stand de Olga Rovira (charcutería y cátering) y me encontré con... ¡sushi catalán!


Tiene el mismo aspecto que el sushi japonés, pero con ingredientes que nos son más familiares. Había de cebolla crujiente con coco y miel, de patata enmascarada, de sobrasada y emmental, de pollo con champiñones...

Y para finalizar, cuando ya me iba cargada hasta arriba con mis tres litros de caldo y un montón de cosas que había comprado, me encontré con unos viejos amigos hechos con fondant... jajaja.

¡Espero que os haya gustado la receta!. Si es así, no os perdáis mis actualizaciones. Podéis seguirme haciendo click en "Me gusta" de Facebook, añadiéndome en vuestros círculos en Google +, o en Twitter.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada