lunes, 11 de mayo de 2015

Pilonas de berenjenas y queso con cebolla caramelizada


El otro día, mi presentadora de Thermomix Teresa Bardalet nos envió un correo con un montón de recetas. Entre ellas, me llamaron la atención estas pilonas de berenjenas y queso con cebolla caramelizada.

La receta venía sin foto, pero sólo con ver los ingredientes, pensé que sería una buena idea hacerlos como canapés para un día de fiesta. Salieron buenísimos y fueron todo un éxito. Como viene siendo costumbre últimamente, los tuve que repetir dos veces. Las dos veces estaban buenísimos.

La primera vez no tenía queso rallado para poner por encima y lo hice con queso grana padano en polvo. El problema es que en las fotos, al estar tostadito el queso, daba un efecto como si estuviese florido.

Al final, decidí volverlas a hacer, y ponerles por encima queso rallado. Estaban igual de buenas, pero sin el "efecto florido" del queso grana padano en polvo... jajaja.

La combinación dulce - salado de esta receta es impresionante. Os recomiendo que la probéis, porque vale la pena. Os sobrará cebolla caramelizada, pero se puede poner en otros platos (por ejemplo, de carne).

Nosotros hicimos unos bocadillos de lomo a la plancha con pimientos verdes fritos, queso y cebolla caramelizada que estaban para quitar el sentido... jajaja. Sólo es un ejemplo de lo que podéis hacer con la cebolla caramelizada que os sobre. ¡Hay un montón de combinaciones posibles!

Muchas gracias a Teresa Bardalet por la receta. ¡Volaron en un momento!
Ingredientes:
  • 500 gr. de cebolla cortada en cuartos
  • 40 gr. de brandy
  • 40 gr. de aceite de oliva
  • 40 gr. de azúcar moreno
  • 1 berenjena larga y fina (2 si no son muy largas)
  • 10 gr. de caramelo líquido
  • Sal
  • Pimienta negra
  • 1 lámina de masa de hojaldre
  • 1 huevo
  • 1 queso rulo de cabra
  • 50 gr. de queso rallado
Preparación:
Lavar la berenjena y partirla en rodajas de medio centímetro de grosor. Ponerla con abundante sal en un colador durante una media hora para que sude y no amargue.


Poner la cebolla cortada en cuartos en el vaso de la Thermomix.


Programar 6 segundos a velocidad 4.


Bajar la cebolla de las paredes con una espátula y verter el brandy.


Añadir el aceite.


Poner el azúcar moreno en el vaso.


Lavar las berenjenas para quitarles el exceso de sal, ponerlas en el recipiente varoma y salarlas un poco por encima.


Cerrar la Thermomix y poner encima el recipiente varoma con las berenjenas. Programar 35 minutos, varoma, giro a la izquierda, velocidad cuchara. Una vez haya finalizado el tiempo, retirad el recipiente varoma y abrid el vaso.


Limpiar las paredes del vaso con una espátula. Añadir dentro del vaso el caramelo líquido.


Añadir una pizca de sal y pimienta.


Programar 3 minutos, 100º, giro a la izquierda, velocidad cuchara. Si véis que la cebolla está demasiado líquida, en lugar de 100º, podéis poner la temperatura varoma para que se evapore un poco el líquido.


Esperar a que la berenjena se enfríe. De esta forma será más fácil de manipular.

Precalentar el horno a 200º con calor arriba y abajo. En la receta original ponía 180º, pero en el paquete de hojaldre ponía a 200º. Al final lo puse a 200º.

Extender la lámina de hojaldre y pasarle un poco el rodillo por encima. Cortar círculos con un cortador que tenga el diámetro un poquito más grande que la berenjena. Yo usé un aro de emplatar.


Con este tamaño salen doce círculos y sobra un poco de hojaldre. Se puede volver a usar si lo deseáis.


Poner los círculos de hojaldre sobre una bandeja con papel de hornear por encima. 


Batir un huevo y pintar los bordes de los círculos con un pincel. De esta forma, el hojaldre quedará dorado.


Aquí tenemos todos los círculos ya pintados.


Colocar sobre cada uno de los círculos una rodaja de berenjena procurando que quede bien centrada.



Cortar a rodajas el queso rulo de cabra y colocar una rodaja sobre cada una de las berenjenas.



Poner sobre cada una de las rodajas del queso rulo de cabra una cucharada de cebolla caramelizada.



Por último, poner queso rallado por encima.



Introducir las pilonas en el horno previamente calentado a 200º. Hornear unos 20 o 25 minutos, o hasta que el hojaldre haya subido y esté dorado.


Se pueden tomar calientes o fríos. A mí me gustan más calientes, pero vosotros mismos.


Y más abajo tenéis la primera versión que hice con queso grana padano en polvo. También estaban muy buenos, pero me daba la impresión de que parecía florido por arriba... Efecto moho... jajaja.

¡Espero que os haya gustado la receta!. Si es así, no os perdáis mis actualizaciones. Podéis seguirme haciendo click en "Me gusta" de Facebook, añadiéndome en vuestros círculos en Google +, o en Twitter


10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Gracias a ti por comentar!
      Me alegro de que te haya gustado.

      Besos :)

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Marta! Ya me dirás si te han gustado cuando las pruebes.
      Un beso :)

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. ¡¡¡Muchas gracias!!! ¡Están buenísimas!
      Un beso

      Eliminar
  4. Qué buena por favor... Me la guardo para hacerla.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias!
      En casa es una de las recetas de canapés que más nos gustan. ¡Están deliciosos!
      Besos :)

      Eliminar
  5. La estoy haciendo ahora mismo como entrante de la cena de noche buena... Ya te cuento!! Muchas gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya me dirás qué tal te han quedado! Espero que os hayan gustado.

      Besos 😊

      Eliminar