lunes, 18 de mayo de 2015

Fricandó de ternera con setas


Aquí tenemos un plato típico catalán. ¡Y la verdad es que este fricandó de vedella amb bolets (fricandó de ternera con setas) está para chuparse los dedos! Es un plato que suele hacer muy a menudo mi suegra y que me gusta un montón, pero hasta hace poco, no me he atrevido a hacerlo.

De hecho, estas fotos son de la segunda vez que lo hice. Normalmente lo hace mi suegra. Es una mujer que cocina muy bien, pero es muy raro que te explique cómo lo hace. Hacía tiempo que yo quería hacer el fricandó de ternera con setas, y me puse a mirar recetas de internet. Pillé algunas cosas de un sitio, otras de otro... y justo el primer día que me dio por hacer el fricandó, apareció mi suegra por mi casa. 

Había quedado bien, pero no tan bien como esperaba... Y le estaba comentando esto a mi suegra, cuando... ¡¡¡le dio por explicarme cómo lo hacía ella!!!. ¡Pues nada! Aproveché la ocasión. Cogí corriendo un bolígrafo y mi libreta de apuntes y me apunté la receta. Eso sí, las cantidades, me las dijo aproximadas. 

La segunda vez que lo hice, usé su receta. Como las cantidades me las dijo aproximadas, las pesé y apunté lo que pesaban. ¡Y salió buenísima! jajaja.

O sea, que aquí tenéis la receta. ¡Buen provecho!
Ingredientes (para unas 5 personas):
  • 1 kilo de ternera cortada para fricandó (en lonchas finitas y no demasiado grandes)
  • 75 gr. de harina
  • 175 gr. de cebolla
  • 140 gr. de tomate natural triturado
  • 400 gr. de setas variadas
  • 200 gr. de vino blanco
  • 8 gr. de almendras torradas
  • 8 gr. de avellanas torradas
  • 1 diente de ajo
  • Ramitas de perejil (sólo sus hojas)
  • Aceite de oliva
  • Agua
  • Sal
  • Maizena (opcional. Yo no se la puse. Sólo por si se desea espesar más la salsa)
Preparación:
Primero de todo, salamos la carne.


Seguidamente, preparamos un plato hondo y ponemos la harina. Enharinar la carne por los dos lados y eliminar el exceso de harina.


Aquí ya tenemos toda la carne rebozada con harina.


Poner a calentar en una sartén abundante aceite de oliva. Una vez esté caliente, freír la carne por los dos lados. No la debemos de tener mucho tiempo. Sólo vuelta y vuelta. Primero un lado...


Y luego el otro...


Repetir el proceso con toda la carne enharinada.


Una vez hayamos frito toda la carne, colar el aceite y ponerlo en una olla a presión. Si ha quedado poco aceite después de freír la carne, añadir un poquito más.
Rallar la cebolla y calentar el aceite. Una vez el aceite esté caliente, añadir la cebolla rallada.


Freír la cebolla hasta que esté bien doradita.


Una vez la cebolla esté bien dorada (de hecho, mi suegra dijo "casi negra", pero yo no me atreví a tanto... jajaja) añadir el tomate natural triturado.


Remover durante unos minutos con cuidado de que no se pegue. Parar el fuego.


Añadir el vino blanco y un buen chorro de agua y remover. De esta forma no se os quedará todo pegado en el fondo de la cazuela. Una vez bien removido, añadir la carne.


Acabar de cubrir la carne con agua y añadir la sal. Si no la acabáis de cubrir del todo, no pasa nada. Yo la primera vez que hice la receta, la cubrí totalmente y la salsa quedó demasiado líquida. Después de hacer la foto de abajo, le añadí un poquito más de agua.


A continuación haremos una picada. Poner en un mortero las almendras, las avellanas, el ajo y las hojitas de perejil bien lavadas. Para que no repita el ajo, yo siempre lo abro de arriba a abajo y le quito la parte del medio. El perejil de la foto se ve un poco raro porque lo tengo congelado... jajaja.


Si no tenéis mortero, igual os sirve una picadora. La cuestión es que ha de estar todo bastante picado.


Una vez picado, añadir un poco del caldo de la olla a presión y acabad de picarlo.Tened cuidado de que no os salpique.


Verter la picada en la olla a presión y remover (aquí podéis ver que había puesto un poquitín más de agua).


Cerrar la olla a presión, poner el nivel 2. Encender el fuego, y una vez que comience a pitar la olla a presión, contar 10 minutos. Una vez hayan pasado los 10 minutos, parar el fuego y despresurizar. Cuando se haya despresurizado, abrir la olla. Rectificar de sal si hace falta.


Añadir las setas y remover un poquito, con cuidado que no se deshaga la carne.


Poner a cocerlo todo junto unos 10 minutos más. Esta vez, con la olla abierta y sin tapar. De esta forma la salsa se irá espesando.


Si la salsa os ha quedado demasiado líquida para vuestro gusto, podéis espesarla poniendo en un vaso un poquito de caldo y una cucharada de maizena. Remover hasta que la maizena se haya disuelto y verter la mezcla en la olla. Calentar unos minutos hasta que haya espesado. Yo no lo necesité, ¡¡¡pero para gustos, los colores!!! jejeje.

¡Espero que os haya gustado la receta!. Si es así, no os perdáis mis actualizaciones. Podéis seguirme haciendo click en "Me gusta" de Facebook, añadiéndome en vuestros círculos en Google +, o en Twitter


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada