Mostrando entradas con la etiqueta pan. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta pan. Mostrar todas las entradas

lunes, 25 de abril de 2016

Pan de Sant Jordi


Más vale tarde que nunca... jajaja. El mismo día de Sant Jordi recibí un correo de mi presentadora de Thermomix Mª. Teresa Bardalet. Entre otras cosas, contenía este pan de Sant Jordi. Hacía tiempo que quería hacer la receta. La había conseguido por otra fuente, pero la receta se había perdido por algún lugar de mi casa. Definitivamente, el hecho de recibir otra vez esta receta, aunque fuese el mismo día de Sant Jordi, fue como una señal... jajaja ¡Tenía que hacerla! jajaja. Era tan fácil de hacer, que sin pensarlo dos veces, me puse a ello. Más que nada, para probar, ¡y salió buenísimo!.

Aunque lleve azúcar no es un dulce. El azúcar le da esponjosidad. Se trata de un pan salado, hecho de queso y sobrasada. Cuando acabé de hacerlo la cocina olía maravillosamente.

La lástima es que no llegué a tiempo de publicarlo el mismo día de Sant Jordi. Comencé a hacerlo por la tarde y acabé de hacer el pan por la noche. Imposible publicarlo ese mismo día. Estamos a día 24 y tenía pendiente publicar esta semana otra cosa, pero ¿Cómo voy a dejar pasar por alto esta recetaza? El año que viene la volveré a hacer, y no quería volverla a perder otra vez. Por lo tanto, y para no perderla, lo mejor es ponerla en el blog... jejeje.

Una vez hecho este pan, cuando se corta, se puede ver la senyera. Siempre hace gracia cuando tienes invitados. Si no sois de Cataluña, también lo podéis hacer. No hace falta que hagáis la senyera. Podéis hacer la bandera de España, si queréis. Los colores son los mismos, y el pan está delicioso. Sólo tenéis que poner en medio la masa amarilla y dividir en dos la masa roja y ponerla en los extremos.

lunes, 13 de octubre de 2014

Barras de Pan Sin Gluten


¡Ya iba siendo hora de que publicase esta entrada!. Mi hijo mayor es celíaco y lo sabemos desde que era pequeñito. Cuando supimos la noticia compramos todo tipo de panes sin gluten, pero no había forma que se comiese ninguno. Me acuerdo incluso de una vez que pedimos un pan de payés por internet. El pan de payés era de 250 gramos, y nos costó casi 8 euros (con los gastos de envío), ¡Y me lo tuve que comer yo! A parte de que sabía a rayos, pero vamos, que ya que había pagado 8 euracos por un pan de payés de 250 gramos, ¡no iba a tirarlo!

Entonces, como me gusta cocinar, decidí probar a hacerlos yo. Teníamos una panificadora y decidimos usarla para probar a hacer algún experimento de pan sin gluten, a ver si al final dábamos con una receta que le gustase a mi hijo.

Después de varios intentos en los que engendré todo tipo de panes que se podían usar perfectamente como armas arrojadizas, probé con una receta que me pasó mi marido. No me acuerdo ni de dónde la sacó. Me la dio apuntada en un papel. La receta ya está puesta en mi blog y corresponde al post de pan sin gluten que puse hace un par de años. Sólo tenías que meter los ingredientes en la panificadora y poner el programa correspondiente. Al cabo de un poco más de tres horas, el pan estaba hecho. ¡A mi hijo le encantó!... pero los años pasan, y a veces necesitas hacer bocadillos con barras de pan, para cuando se van de excursión en el cole, o para cualquier otra cosa. 

Para quien no lo sepa, el pan que se hace en las panificadoras tiene la misma forma que el pan de molde. Por lo tanto, decidí hacer más experimentos con la misma receta a ver si salían barras de pan.

El problema es que esta masa no es como la típica masa de pan, que la puedes coger con las manos,...moldear... No. Esta masa es súper pringosa y es más líquida que la masa de pan. Es mejor no cogerla con las manos. ¿Solución? Usar una manga pastelera desechable. Al final, y después de probar moldes varios, encontré la forma de hacerlo. Tengo que indicar que los resultados pueden variar un montón según la marca de harina que uséis. No es como el pan con gluten, que puedes usar para la misma receta cualquier marca de harina y saldrá más o menos igual. Por lo tanto, os recomiendo hacerlo con la misma harina de la receta.

También os recomiendo que una vez hayáis hecho la masa, no limpiéis la panificadora. Esta masa en crudo cuesta bastante de limpiar. En su lugar, dejad los restos de la masa y haced un pan sin gluten dentro de la panificadora (total, son los mismos ingredientes...) y una vez acabado, luego sí, ¡se tiene que limpiar la panificadora! jajajaja, pero será mucho más fácil limpiarla.

Después de todo lo que os he explicado, seguro que os habéis asustado y no habrá ni Dios quien haga esta receta, pero os he de decir que el pan está buenísimo, y que vale la pena hacerlo. Como me han pedido la receta varias veces, y aprovechando que me he comprado una panificadora nueva, he decidido que ya era hora de ponerla en mi blog. ¡Aquí la tenéis!

lunes, 7 de julio de 2014

Pastel Frío de Pan de Molde


Este fin de semana no me apetecía hacer nada caliente. Con la calor que hace sólo me faltaba encender el horno... jajaja. Total, que en principio decidí hacer un pastel frío como los que solía hacer cada verano... con lechuga, tomate, palitos de cangrejo, atún, salsa rosa, rebanadas de pan Bimbo una encima de la otra... lo típico. Pero casualidades de la vida, mientras volvía del trabajo en tren di a parar con este pastel frío de pan de molde del estupendo blog La Juani de Ana Sevilla

Me llamó un montón la atención que en lugar de ser las típicas rebanadas, una encima de la otra, fuese pan de molde en forma de brazo de gitano. Estuve mirando los ingredientes y ¡¡¡me encantó la receta!!!. Por lo tanto, decidí que, en lugar del típico que solía hacer cada verano, iba a hacer este. Modifiqué un poco las cantidades de los ingredientes y omití alguno. ¡¡¡Salió buenísimo!! Repetiremos seguro.

Además es súper fácil de hacer. Se debe de preparar la noche antes y dejar enrollado con papel film en la nevera. Al día siguiente sólo lo tendremos que adornar con salsa rosa y lo que queráis. Aunque sea un brazo de gitano, se puede enrollar fácilmente. Por lo tanto, que no os eche para atrás el hecho que sea un brazo de gitano. Probadlo y veréis qué bueno que está.

lunes, 12 de mayo de 2014

Pastel de Atún y Pimiento Rojo


El descubrimiento de esta receta fue totalmente inesperado. Era el día 1 de mayo, y como cada 1 de mayo, el colegio donde estudia mi hijo organiza una salida familiar en plan picnic a una ermita que está cerca de donde vivimos. Los niños hacen actividades y los padres nos hartamos a comer... jajaja. Este año nos pusimos junto a una prima de mi marido y un grupo de gente bastante numeroso. Incluso hubo una familia que se trajo una autocaravana, para que no les faltara de nada. 

A la hora de comer, a pesar de que habíamos pillado tickets del AMPA del colegio para una fideuá, nos pusimos a dar cuenta de las patatas, los cacahuetes y diferentes porquerías que habíamos llevado para sobrevivir mientras no estuviese lista la fideuá. Vamos, que hambre, no íbamos a pasar. Mientras, las mesas de al lado comenzaron a llenarse de cosas con una buena pinta impresionante. Una tortilla de patatas enooorme, diferentes platos (todos cocinados) de entrantes... 

En estas estábamos, cuando un chico de una de esas mesas se me acerca con una bandeja y me pregunta si quiero un trocito... Así, a primera vista, no se veía qué era. Era como una especie de pastel salado gratinado cortado a cuadraditos. Me dijo que era un pastel de atún. Tenía muy buena pinta, pero yo ya estaba llena a base de comer pipas, frutos secos, patatas y diferentes porquerías, y me daba un poco de corte coger un trocito. Por lo tanto, le dije que no y le di las gracias. El chico también se lo ofreció al resto de mi familia, y ellos sí que cogieron. Al momento, todos decían que estaba buenísimo... Y también al momento, me arrepentí de haberle dicho que no... o sea, que fui directamente y le dije "Oye, que me lo he pensado. Dame un trocito".. Lo probé y efectivamente, estaba buenísimo.

Le pregunté quién lo había hecho y me dijo que su mujer. Me llevó a hablar con ella y le pedí la receta. Y ahí me tenéis, ella explicándome la receta y yo apuntándola en mi móvil como pude... jajaja. Se la hice repetir dos veces, y una vez apuntada, se la leí para ver si no me había dejado nada.

Por lo tanto, aquí la tenéis!!!. Este pastel se puede comer caliente o frío. De hecho, a mi me pareció muchísimo más bueno frío, pero para gustos, los colores. Puede servir como aperitivo cortado a trocitos, o como primer plato cortado a trozos más grandes. Importante: Se tiene que comenzar a preparar la noche anterior, luego meterlo en la nevera y por último, el día siguiente, meterlo en el horno para calentarlo y que se gratine el queso.

No me enrollo más y os dejo la receta. No le pregunté a la chica cómo se llamaba, pero si llega a leer esto, muchísimas gracias por la receta!!!

lunes, 7 de abril de 2014

Lasaña de Pan Bimbo


El otro día me apetecía hacer alguna cosa diferente, y di con esta receta de Velocidad Cuchara. Me pareció original y pensé que podía estar buena. Pues no estaba buena... estaba buenísima!!! Inicialmente iba a hacer una lasaña para cada uno (lo que pone la receta, vamos), pero llegó mi marido del trabajo con ganas de comerse un caballo si hacía falta y me dijo que una lasaña le parecía poco. Por lo tanto, hice dos para cada uno. A mi me pareció demasiado, pero él se quedó bien. Por lo tanto, vosotros mismos. Además, cuando estaba haciendo la lasaña mi marido me dijo "¿Y no le vas a echar queso por en medio?" A él le gusta la lasaña con queso, o sea, que hice dos sin queso y dos con queso y nos comimos una de cada. Las dos estaban buenísimas.

También tengo que decir que sobró tanta salsa boloñesa que pude hacer una lasaña mediana normal (con "normal" quiero decir con placas de lasaña). Que lo sepáis!!!

Otra cosa: Varié la receta original. Supongo que al final cada uno hace las cosas a su manera... Creí que de esta forma iba a estar mejor. De hecho, estaba buenísima!!!

Por otro lado, me pareció original la idea de hacer la lasaña con aros de emplatar redondos, o sea, que ahí tenéis el resultado. Eso sí, por poco me cargo el microondas!! jajaja. La bechamel se tenía que gratinar, y no sabía si los platos sobre los que había puesto la lasaña aguantarían en el horno. Nunca había usado el gratinador del microondas y pensé (después de casi 9 años de tenerlo) que ya era hora de estrenarlo. Para ver si funcionaba o no, lo probé sin poner nada... y a los pocos segundos comenzó a echar humo!!! Se me llenó la cocina de humo!!! jajaja. Pero no pasó nada. Supongo que se quemó el polvo que había acumulado. Después de eso pensé que me había cargado el microondas, pero no. Siguió funcionando y ya no salía humo. Y así gratiné las lasañas!!! Quedaron buenísimas!!! Muchas gracias a Rosa Ardá por la receta!!!

miércoles, 16 de mayo de 2012

Pan Sin Gluten


Hace unos meses que sabemos que nuestro hijo es celíaco. Es un niño muy especial para todo lo que sean cosas de comer, y por si fuera poco con los problemas que tenemos todos los días, ahora además tenemos que añadirle la celiaquía. 

En fin, que nos hartamos de comprar pan sin gluten por todos lados... incluso pedimos pan por internet... y ninguno le gustaba!!!. Con lo caro que era!!! Me acuerdo en particular de un pan de payés sin gluten de 250 gramos que me costó casi 8 euros!!! Y sabía a rayos!!! 

Al final decidí probar yo a hacer pan. Teníamos desde hace tiempo una panificadora (bifinett), y me puse a ello. Las primeras recetas que hice salieron fatal. Podía usar el pan como arma arrojadiza. Salía como una piedra!!! No había forma!!! Y eso que el pan normal me sale siempre a la primera!!!

Después de unos cuantos intentos, mi marido me dio esta receta que no sé de dónde la sacó. Hice el pan y salió bien!!! Y lo mejor de todo, que a mi hijo le encantó!!! Está buenísimo!!!

domingo, 6 de junio de 2010

Pan con Sabor a Pizza


Ingredientes:
  • 60 gr de salsa de tomate
  • 170 gr de leche desnatada
  • 1 cucharadita (de café, no de postre) de orégano seco
  • 50 gr de queso parmesano rallado
  • 2 cucharaditas (de café, no de postre) de azúcar
  • 1 y 1/2 cucharaditas (de café, no de postre) de sal
  • 15 gr de aceite de oliva
  • 350 gr de harina de trigo
  • 1 cucharadita (de café, no de postre) de levadura de panadería.