lunes, 13 de julio de 2015

Cómo hacer crujiente de jamón


En este post os voy a enseñar cómo se hace el crujiente de jamón de una forma muy fácil y rápida. Este crujiente de jamón se suele usar para adornar algunos platos. Al quedar tan crujiente, se rompe con facilidad, y podemos crear virutas de crujiente de jamón, que se usan para adornar sopas y cremas. También se puede usar como ingrediente de algún canapé.

Hay muchas formas de hacer el crujiente de jamón. Se puede hacer en el horno, o en una sartén, pero la forma más rápida es en el microondas. En un momento tendremos nuestro crujiente de jamón (o nuestras virutas) listas para adornar el plato. Podéis hacerlo con jamón ibérico o jamón serrano. Yo lo hice con jamón serrano, que era el que tenía en ese momento.

Hace unos días me acordé de una sopa de melón bastante especial que nos sirvieron en casa de un amigo y cuya receta colgaré en breve. La receta original llevaba virutas de jamón de pato, pero en el momento en el que me decidí a hacer la sopa de melón no tenía jamón de pato ni sabía dónde podía encontrarlo. En una ciudad seguramente será fácil encontrarlo, pero donde yo vivo, seguro que no.

Por lo tanto, y como no tenía jamón de pato a mano, hice este crujiente de jamón y lo convertí en virutas. Quedó buenísimo también.


Ingredientes:
  • Jamón serrano cortado en lonchas finitas y del mismo grosor.

Preparación:
Para hacer el crujiente de jamón pondremos en un plato un trozo de papel de cocina. Se puede hacer sin plato, si queréis, pero es más higiénico poniendo un plato, ya que después os ahorraréis de limpiar el microondas.


A continuación pondremos las lonchas de jamón partidas en trocitos sobre el papel de cocina. Hemos de vigilar que no se toquen unas con otras.


Una vez distribuidas las lonchas de jamón pondremos otro papel de cocina encima. Presionamos un poco para que el jamón se quede pegado al papel. De esta manera el papel de cocina absorberá toda la grasa que salga. 


A continuación, lo ponemos todo dentro del microondas y programamos entre un minuto y un minuto y medio a máxima potencia. Yo lo tuve un minuto y medio, porque con un minuto no tuve suficiente. Programad un minuto y si veis que todavía le falta, programad medio minuto más. No os preocupéis si sale un poquito de humo o empieza a hacer ruido. Es normal. 

Cuando haya acabado el tiempo, sacad el plato del microondas. Tened cuidado de no quemaros.


Como podéis ver, el papel ha absorbido la grasa que ha soltado el jamón. Quitamos el papel de encima y...¡Aquí tenemos el crujiente de jamón!


Si queréis hacer virutas, sólo tenéis que partir el crujiente de jamón en trocitos pequeños, y si no, lo dejáis tal cual :)

Ahora, en plan más profesional: Hay veces que queremos un crujiente de jamón bien plano, y no como el que veis en la foto. En mi caso, me daba igual, porque iba a hacer virutas. Si queréis que el crujiente no se doble, yo pondría las lonchas bien planas (siempre sobre el papel de cocina) ocupando sólo la base del plato, luego encima el otro papel de cocina, y por último, encima de todo, otro plato que hiciese peso para que no se doblaran las lonchas.

De todas formas, tampoco queda mal un poquito doblado, ¿no? jajaja :)

¡Espero que os haya gustado la receta!. Si es así, no os perdáis mis actualizaciones. Podéis seguirme haciendo click en "Me gusta" de Facebook, añadiéndome en vuestros círculos en Google +, o en Twitter


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada